Hogar / Nacional / Otro caso de maltrato laboral contra vigilante en Bogotá

Otro caso de maltrato laboral contra vigilante en Bogotá

Encerrado en una bodega le tocó a este vigilante cumplir con su trabajo, en precarias condiciones estuvo 50 días, se denuncia el caso de este hombre de 56 años identificado como Hélber Bolívar.

Foto: las 2 orillas

Hace algunas horas se reportó en un medio de comunicación muy conocido a nivel internacional, el cual reveló un dramático caso de negligencia laboral por la cual el celador debe trabajar, sin obtener una amplitud de espacio para realizar dicha labor. Su cama desde hace 48 días son dos sillas unidas dentro de una oficina que hay en la bodega, donde no cuenta con ningún tipo de protección. Una ventana es su único contacto con el exterior.

Leer también: Crisis en los cementerios colombianos debido al aumento de muertos por COVID-19

Sin embargó, El vigilante que responde por los gastos de su hogar solo ha recibido desde el 26 de marzo 900 mil pesos. Esto en un primer giro que le realizaron hace varios días por 400 mil y otro que recibió hoy 15 de mayo en horas de la tarde por 500 mil. Este sería el segundo caso de abuso a un vigilante en lo que va de la cuarentena nacional. Anteriormente la celadora Edy Fonseca, estuvo ‘retenida’ en un edificio donde la obligaron a dormir en un sofá y a alimentarse con $ 15.000 diarios.

“Mi papá está asustado, teme de las represalias que pueda tomar la empresa contra él por hacer la denuncia. La que tomó la decisión fui yo, porque cada vez que lo veía y tenía que entregarle el alimento de esa manera me dolía mucho”, manifestó Jenny Bolívar hija del señor Hélber Bolívar.

“No tenía ni un baño para poderse bañar, me mostraba que secaba la ropa en una estufa, cosas que me hicieron decir no más”, añadió.

Por otro lado, Según Jenny, luego de la denuncia que hizo en medios de comunicación, su padre recibió una nueva consignación de $500.000.

“Llegaron como si no hubiera pasado nada, llegaron a pelear, me trataron mal. Me dijeron que me tomara un descanso y que supuestamente me iban a llamar para seguir laborando con ellos y que me pagarían hasta lo último que había trabajado. Yo les dije que eso no remediaba todo lo que estuve ahí. Es muy difícil trabajar ahí porque hay muchas injusticias”, relató el vigilante de 56 años al medio de comunicación.

Compruebe también

La feria virtual del Día del Tamal ya tiene empresarios seleccionados

La Alcaldía de Ibagué y la Cámara de Comercio eligieron a 45 microempresarios, quienes serán …

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Políticas de privacidad

ACEPTAR
Aviso de cookies